Cómo defender nuestra postura con respeto

A8hí va, pero como… ¿todavía se hace eso? ¿De verdad que es posible defender una postura con respeto? Porque encendiendo la tele o la radio, parece algo totalmente inviable y más aún ahora que seguimos de campaña electoral  sæcula sæculorum.

Para esto, como en otras lides, los políticos, son unos artistas. Saben defender a capa y espada su postura, pero eso sí, más de la mitad de las veces, se olvidan del respeto. Y prácticamente siempre, se olvidan de escuchar.

Pero ahí están los frikis de los programas del corazón y los contertulios de las radios, para que no se sientan solos. ¿Habéis escuchado o visto alguna vez un debate en el que alguien convence a otra persona? Leer Más

Anuncios

Sin ánimo de ofenderte… eres gilipollas

insult-145142_1280Tal cual. Vamos… con pequeños matices, pero hay muchísima gente que se expresa de esta manera. Maquillan lo que dicen, se resguardan en una supuesta educación que deja mucho que desear y te dicen las mayores barbaridades, pero eso sí, disculpándose de antemano. Pues mire, señor, no me vale.

Soy partidaria de decir lo que haya que decir con suavidad y con tacto, pero pensando siempre en la sensibilidad de los demás. El lenguaje puede ayudarnos muchísimo a transmitir lo que queremos sin hacer daño. Pero muchos, entienden mal esta gran virtud y la utilizan a lo bestia. Te agreden verbalmente, pero eso sí, piden perdón de antemano. Pues mire, señor, me sigue sin valer.

Suelen escudarse en la excusa barata de que son “sinceros”. Y desconocen que ser sinceros no es una virtud por sí sola, si su costumbre es arrojar su verdad a la cara de los demás con alambre de púas. Y encima, son ellos los que se enfadan porque no tienes capacidad para encajar una “crítica”. ¡Pero si te lo he dicho de buenas maneras!”, piensan estupefactos. Las maneras ayudan, pero si el fondo es maligno… olvídate: no hay modales que enmascaren la maldad.

Decir algo con tacto, es mucho más que expresarlo con buen tono o poner una simple muletilla antes de lo que queremos decir. Es más, acompañar a la cruda verdad con una falsa muletilla, tan sólo hace que el enfado se multiplique.

Si quieres llamarle a alguien gilipollas, hazlo, no te cortes. Pero no intentes disfrazar tu insulto de crítica constructiva.

Si lo que realmente quieres hacer es aportar algo para mejorar, es bastante más recomendable que metas los insultos y las críticas devastadoras en un baúl con siete llaves. Y que, por si las moscas, te tragues una.

Si insultas o menosprecias, es porque no quieres saber nada más de esa persona. No pretendas luego ir a tomarte un café con ella… Si quieres construir, será mejor que te detengas un momento en pensar qué puedes decir para lograr mejorar esa relación o situación y cómo vas a hacerlo. Fácil no es, pero caer en lo contrario tienes riesgos mayores.

 

 

Que levante la mano quién sepa hablarle a los niños

Solía ser una mano rolliza con forma de pinza. La veías venir, sabías que no había escapatoria y que te tocaba otra vez reprimir las ganas de arrearle un bocado y salir corriendo. Pero no. Siempre llegaba a su destino, atrapaba tus mofletes y te los batía a la par que sonaba un metro (y 8 tonos) más arriba, un estridente ¡¡¡Qué ricura!!!!Alain enfadado

La madre que te parió, te daban ganas de decirle a la vieja que casi te arranca media cara y te gritaba lo mona que eras. Pues no, señora, que ni soy mona, ni mono, ni lo quiero ser. Y te prometías a ti misma/o que, cuando fueras mayor, sería sólo eso: mayor. Y no gilipollas.

Y hete aquí que, sin saber cómo, nos hemos hecho mayores y se nos ha olvidado esta escena. Y muchos, siguen sin saber hablar a los niños, tratándoles como estúpidos (y sordos) y ampliando la lista de carrillos magullados.

Por ello me sorprende una de las metáforas que más se emplean a la hora de enseñar habilidades comunicativas. Se suele decir aquello de: “Explícalo para que lo pueda entender cualquiera: cómo si se lo contaras a un niño”. Leer Más

¿Por qué me llaman Elena cuando soy Cristina?

upset-534103_1920Pregunta retórica donde las haya: sé el motivo. Más bien, sé los motivos. Algunos son muy particulares, pero otros, aunque no lo creas, te afectan a ti.

Comenzamos por el principio: Elena Ochoa, la famosa sexóloga que revolucionó España con su Hablemos de sexo, tiene mucho que ver. Mi apellido se asocia indisolublemente a ella. Otra Elena Ochoa, la conocida periodista de TVE , también ayuda a que esta asociación sea aún más fuerte.  Hasta ahí todo normal. Entendible.

¿Pero qué pasa para que, además del susodicho Elena, cuando se equivocan me llamen siempre por otros nombres que se repiten una y otra vez? Lease Esther, que a priori poco tiene que ver con Cristina aunque, si uno se fija, puede percibir que el sonido “st” está presente.

De todos ellos, el sumun de los sumun se lo lleva… tachán, tachán: Conchín. Lo juro. Lo hiperjuro. No ha sido ni una, ni dos, ni tres. En muchas ocasiones, me han llamado Conchín. En una versión avanzada del software Winzip, algunos comprimen Cristina y Ochoa, lo exprimen, lo estrujan, lo apalean… y de todo ello, sale: Conchín.

¿Y cuál es la conclusión que saco de todo ello? En mi opinión, simple y llanamente confirma un estudio que escuché hace muchos años y que he sido incapaz de encontrarlo y demostrar su existencia o veracidad científica, aunque la experiencia empírica me basta para creerlo a pies juntillas. Leer Más

¿Cómo presentar un evento?

Pasa, ocurre, sucede. Y más en estos últimos tiempos en los que el dinero no abunda. Foto InauguraciónPreparamos un evento y, de pronto, alguien se da cuenta de que falta quien lo presente. Y el presupuesto (si existía) ya no da más de sí. Mirada alrededor… y designación consensuada con la democracia digital: vamos, que con el dedo se señala a la persona en cuestión y se le dice: “Te ha tocado: presentas tú”.

Y ahí empieza la aventura. Y el temor y los miedos. Y las preguntas. ¿Pero cómo he terminado yo, médico, abogado, comerciante, entrenador de fútbol o profesor presentando una gala de premios? ¡La vida tiene estas sorpresas!

Para ayudarte, si te encuentras en esta situación, he preparado algunas pautas que te vendrán bien.

  • Párate a pensar en cómo va a ser el evento en cuestión: qué estructura va a tener, quién va a intervenir, dónde va a tener lugar… Procura tenerlo todo bajo control y diseñar un acto breve, ágil y sencillo. Todos lo agradecerán.
  • Tu papel es darle encanto y unidad al evento. Eres la persona responsable de dar la bienvenida a los demás y de conducirles a lo largo de la ceremonia. Sonríe, háblale al público (bien distinto a hablar en público), procura ser claro, breve y conciso. Da paso a las personas que van a intervenir con sencillez y respeto, no te enrolles y ya, para nota, procura ligar las diferentes partes que conforman el encuentro. Puedes, por ejemplo, destacar unas palabras que ha dicho la última persona y enlazar con el siguiente contenido.
  • Levanta la mirada para mirar al público: ¿te estás dirigiendo a ellos, verdad?Cristina presentando
  • Ten muy claro qué quieres decir y qué mensajes son claves: hazte un buen guión y tenlo a mano, apúntate bien los nombres y los cargos y señala con negrita, fosforito o de la manera que prefieras, aquellos datos que debes recordar.
  • Utiliza un tono cercano y huye de la monotonía. Procura marcar con énfasis aquellas palabras que deben ser destacadas.
  • Cuida tu vestuario: debe ir acorde al acto que presentas y, si tienes dudas, tiende a la sencillez.
  • Muévete con naturalidad sobre el escenario y, si esto te resulta complicado, pide un atril donde posar el guión. Siempre podrás apoyarte en él y tener de este modo las manos ocupadas.
  • Antes de salir… respira hondo, haz algo que te tranquilice y te dé seguridad y sal a por todas. Eres el mejor.
  • Agradece, agradece, agradece. Saluda con un Buenas tarde, gracias por venir y despide dando las gracias a todos los asistentes por participar en el encuentro.

Si te vuelcas en ello, lo vas a hacer genial. Procura estar tranquilo y, si notas que tu corazón palpita, tómalo como un buen síntoma: estás vivo y estás asumiendo un reto. Ese punto de estrés te vendrá muy bien para dar lo máximo de ti. Además, es muy posible que, conforme avanzan los minutos, comiences a disfrutar de la experiencia.

Y ya por último… ¿me dejas unos segundos para dignificar la profesión? Un buen presentador es capaz de crear un clima especial, lograr que un encuentro sea un auténtico éxito y conseguir que se recuerde la velada.  Un buen presentador sabe transmitir los valores que se desean reflejar, aportando calma y dinamismo a un mismo tiempo.  Un buen presentador ofrece la confianza de que sabe salir de cualquier situación lidiando con cualquier imprevisto.

Si no es posible contratar a un profesional, ¡adelante! Estos consejos te pueden ayudar a hacer un buen papel y salvar la papeleta con dignidad. Pero si es posible, procura siempre contar con alguien con experiencia. ¡Merece la pena!

 

 

El día después de la InnovAction Week

Hoy es el día de la resaca, aunque intuyo que mañana todavía lo será porque todavía noto por mis venas los efluvios de la InnovAction.

La mezcla del cocktail puede tumbar a cualquiera: ponentes impresionantes, emprendedores sobrados de talento y ganas, periodistas con ganas de contar buenas historias, un equipazo rebosante de profesionalidad y sonrisas y más de 1200 personas que decidieron dedicar dos días de su vida a la InnovAction.

Han sido dos días intensos hasta más no poder, emocionantes, vertiginosos… Toda una experiencia. Profesional y personal. Personal y profesional. Un lujazo. De verdad de la buena.

Tom Kelley

Tom Kelley

Alfons Cornellá

Alfons Cornellá

Pau García Milà

Pau García Milà

 

Risto Mejide

Risto Mejide

Pamplona InnovAction Week y el amor

4x7_Innovactionweek_1000px_SEPEn una ocasión leí un artículo interesante que mostraba cómo ser emprendedor tiene puntos similares a tener un amante. ¿Suena raro, verdad? Pues no lo es tanto. Cuando terminas sacando horas de debajo de las piedras para trabajar/amar, no piensas en otra cosa y se te va la pinza ;), o estás enamorado o tienes un buen proyecto en las manos. O ambas dos.

Como de amor me resisto a hablar, os cuento qué me tiene embelesada últimamente. Se llama Pamplona InnovAction Week y es un pedazo de evento de Innovación y Emprendimiento que va a tener lugar en Pamplona el 23 y 24 de Septiembre. Viene gente de primerísimo nivel como Tom Kelley de IDEO, el creador de Design Thinking, la ex ministra Cristina Garmendia, Mario Alonso Puig, María Benjumea o el conocidísimo Risto Mejide.

El evento une inspiración con 19 ponentes de altura, formación con talleres muy prácticos e interesantes y el arrojo de los 50 emprendedores seleccionados para disfrutar de un stand gratuito en la Feria de Emprendimiento. Ante ellos tendrán a los mil directivos que está previsto vendrán a este gran evento. ¿Imaginas lo que puede salir de ahí?

El equipo que ha lanzado esta iniciativa tiene la locura genial de los emprendedores que no saben que algo es imposible y por ello mismo lo consiguen. Es un lujazo compartir trabajo con Silvia, Miguel, María, Jon, Joseba, Íñigo, Fernando, Carlos y más compañeros de los que aprendo a diario. La iniciativa parte de Serendipity y el Cubo Blanco, pero con su fuerza han ido atrayendo a grandes firmas y entidades que prestan su apoyo de un modo u otro.

Por mi parte, me encargo de la comunicación de este gran evento y la relación con los medios de comunicación. Y de algún otro avatar más… Transmitir la innovación y el impulso de los emprendedores es bonito. Respiran ilusión y ganas de mejorar. Contagioso cien por cien.

Por todo ello, de verdad, te recomiendo que vengasInnovar es mucho más que una necesidad, es una apuesta por crear algo que merezca la pena. Y estoy segura de que tú puedes hacerlo estés donde estés. ¿Nos vemos en la InnovAction?

 

De lujo con Luxmovil

Ahí vamos… Aunque tengo que reconocer que me cuesta hacerlo (una es navarrica, y vergonzosa, hasta la médula), este blog nació también con el sentido de mostrarte algunos de mis trabajos y el de luxmovil.com ha sido especial.

Es la primera vez que realizo un vídeo con croma (técnica audiovisual en la que se rueda o graba sobre un fondo de un único color) y la experiencia ha sido fantástica… y muy curiosa. Ayudó mucho contar con el pedazo de equipo de profesionales de Rypples Media que supieron dirigirme en todo momento y hacerme reír al mismo tiempo.

El resultado es este vídeo de presentación de luxmovil.com, un portal donde puedes elegir entre más de 7.000 accesorios para móvil y dispositivos electrónicos.

¡Gracias a Rypples y a luxmovil.com por confiar en mí!

 

Mi post más personal

gigantes despedidaHoy hace cuatro años que hice mi última retransmisión en la radio.

Era un 14 de Julio, daban casi las dos de la tarde en el reloj y me encontraba en un balcón de Casa Seminario en la Plaza Consistorial de Pamplona. Los gigantes bailaban en la que era su despedida de las fiestas de San Fermín. Y mientras les decía en directo adiós, supe que era mi último día en la radio. Nadie me lo había dicho, pero lo sentí. Y no me equivoqué.

4 años han pasado desde ese momento, una legislatura ;), y es increíble todo lo que ha ocurrido en este tiempo. Di a luz a mi segundo hijo, he podido disfrutar de mis peques muchísimo y también de mi familia y amigos. Y sólo esto es ya motivo para sentirse feliz.

En lo profesional, he logrado convertir el deseo de crear mi propio proyecto en una realidad y ha sido… emocionante, duro, difícil, estimulante, enriquecedor, bonito y mil adjetivos más que me vienen a la cabeza imposibles de reunir todos aquí.

En este tiempo, he sentido miedos de todos los colores, dudas e inseguridades. Me he peleado con la incertidumbre y me ha costado confiar de verdad en mí. Es tremendo cuánto nos cuesta ver lo que valemos cada uno de nosotros…

Cuando decides emprender, es muy fácil atravesar una etapa de dudas en la que, casi, no sabes quién eres. Y mucho menos qué vas a ser.  Te encuentras de pronto preguntándote a ti mismo “Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?”. Y balbuceas porque no encuentras las palabras, ni el modo de definirte.

Yo siempre había hecho radio y televisión. Y decido que ése no es ya mi camino. Y surge el dilema: si no te vas a dedicar a lo que has estado haciendo hasta ahora… ¿para qué sirves, bonita? ¿qué es lo que puedes ofrecer? Cuesta responder a esas preguntas, pero poco a poco, vas viendo que ellas mismas se van respondiendo. Pero no solas. Hay que actuar, moverse, hablar con los demás, enredar. Y sobre todo, rodearte de quien te quiere, de quien te aporta valor y de toda la gente buena que encuentras por el camino. Sin ellos, nada es posible. NADA.

Fotografía de Jesús Caso

Fotografía de Jesús Caso

Con su ayuda, en este tiempo, he crecido. He soñado y me he atrevido. He roto vergüenzas estériles y me he divertido. He encontrado gente fantástica y he disfrutado de la libertad personal de trabajar por mi cuenta. Me gustan mis clientes y mis compañeros de proyectos. Cada reto nuevo me ilusiona y aprendo cada día. Me descubro nuevas flaquezas, pero no me asustan. Ya les pondré remedio. Estoy aprendiendo a decir “no”. Voy bien, pero aún me queda mucho.

Esto marcha y es increíble la satisfacción que produce ver que funciona algo que has creado tú misma, siempre bien acompañada. Disfruto en cada presentación, en cada grabación, en cada formación que imparto, en cada texto que escribo. Sonrío y me río mucho.

Echo de menos la radio, pero no sus peajes. Echo de menos el roce diario con muchos de los compañeros de profesión, pero lo compenso con la amistad que conservo con muchos de ellos. La droga de la radio sigue corriendo por mis venas (¡imposible abandonar el gusanillo de esa pasión!), pero la adrenalina de este nuevo reto inunda mis arterias.

¿Y por qué te cuento todo esto? Porque necesito compartirlo contigo, porque estos años han sido muy intensos y porque me estremece ver cuántas personas se infravaloran y no terminan de atreverse a dar el paso y creerse que pueden hacer lo que se propongan. Sé que este último párrafo me ha quedado muy de “libro de autoayuda”, pero me revienta que se desperdicie el talento y se patee la autoestima. El pesimismo es una mortaja que nos mantiene inmóviles. Y quietos no damos ningún problema… pero tampoco ninguna alegría.

Me alucina que hayan pasado ya cuatro años. Y me encanta necesitar mucho tiempo para repasar mentalmente el nombre de todos los que habéis formado parte de ellos. Y los que vendréis. Gracias a todos de verdad. 

Marketing inclusivo: el Marketing que piensa en todos

LLuis-Casadouis Casado tiene una vista privilegiada. Ve más allá que el resto de mortales. Ve el deseo de los demás. Las ganas de demostrar que todos somos ciudadanos de primera y que, además, las marcas tienen mucho que ganar si deciden incluir a todas las personas. Por eso ha creado un proyecto único: Marketing inclusivo

Su tarjeta dice, en braille y también con grafía castellana, que es consultor en Accesibilidad y Diseño Universal. Y es un experto: cuenta con una larga trayectoria en el mundo del Marketing (hasta hace un par de años era el director general de Kukuxumusu), tiene una inteligencia y sensibilidad extraordinaria y una enfermedad de la vista degenerativa que ha sido su compañera desde que nació. Al igual que su sonrisa y su sentido del humor.

Marketing Inclusivo es un proyecto que persigue lograr que nos quedemos boquiabiertos por no habernos dado cuenta de que incluir a todos en la comunicación de una empresa es rentable. Muy rentable. Y que todos salimos ganando.

Si los productos estuvieran 20150612_185751indicados en braille, si el cine fuera accesible (gran reto de Dimas Lasterra y su Web Navarra de cine – Cine accesible), si los hoteles estuvieran preparados para todos… serían más los consumidores que se acercarían a esos supermercados, salas de cine u hoteles. Incluso en temporada baja. Con el Marketing Inclusivo maximizas tu mercado potencial: no te dejas a nadie en la cuneta y llegas al 100 x 100 de la población. 

De paso, elevas la calidad de todos, ganas competitividad, fidelidad y rentabilidad. Sólo en Europa hay 80 millones de personas con discapacidad y el número de personas mayores crece y crece exponencialmente. ¿Puedes permitirte pasar de ellos?

Incluir a todos tiene fama de caro y no siempre lo es. Muchas veces, es tan sólo una cuestión de detalle. De pequeños detalles que hacen la vida de los demás mejor y que les permite ganar autonomía. Como marcar una lata de atún en braille o formar a tu personal para comunicarte con una persona sorda. Y no hablamos de aprender la lengua de signos, sino de consejos tan simples como mirar a los ojos, gesticular más, mostrar los productos y poner el corazón en establecer una conversación con esa persona.

20150611_191454Luis Casado compartió con nosotros éstos, y otros muchos mensajes con calado, en su presentación en Fab Lab Coworking, un espacio de trabajo colaborativo muy especial que es, a la vez, un laboratorio de fabricación digital. Un lugar de encuentro interesante, en el que tuvieron un detalle que me encantó: su Business and Beer estaba compuesto por cerveza con y sin alcohol y aperitivos con y sin gluten. ¡Ahí, dando ejemplo!
Las compañías, todos, podemos contribuir a mejorar el planeta y ser motor del cambio. Antes no existían rampas ¿recuerdas? Ojalá que en muy poquito tiempo, veamos como normal que las empresas traten de comunicarse con todos. Con todos. Luis tendrá mucho que ver con ello.

Enhorabuena, Luis. Y a por todas.

 

PD. De postre, te dejo el artículo de Marketing Inclusivo que Navarra Capital escribió sobre este mismo evento. Aporta otro enfoque que te ayudará a comprender aún mejor el proyecto de Marketing Inclusivo.

¿Te atreves a darnos tu opinión? Nada me gustará más.