La batalla que no elegimos

Hay historias que emocionan. Conmueven por lo que dejan ver, por lo que hay detrás de ellas. Ésta historia es doblemente especial: emociona por lo que cuenta y por el simple hecho de haber sido contada y compartida. Por haber hecho añicos el muro de la intimidad, del pudor y del reparo y haber logrado mover los sentimientos de los demás.

jenni enfadada

Jennifer tenía 35 años cuando descubrió que tenía cáncer de mama. Apenas llevaba 5 meses casada con Angelo Merendino, un joven americano apasionado de la fotografía. Él supo en cuanto la vio que era la mujer de su vida. A ella le costó más tiempo darse cuenta de que él era el hombre de la suya. Angelo vendió todas sus pertenencias salvo un par de cámaras y se trasladó a vivir a Nueva York con ella. La misma noche de su llegada, rodilla en tierra, le pidió que se casara con él. Ella le dijo que se callara. Y le cogió el anillo. 5 meses después de casarse el cáncer hizo tambalear su vida.

“Nuestra vida se hizo más complicada y nuestro objetivo más simple: sobrevivir”

Website 10_31_2013 (9 of 26)

Todo al revés. Todo como no debía ser. Entre médicos, tratamientos y efectos secundarios se les iban los días y sentían que su familia no llegaba a comprender qué era lo que estaban viviendo. Les necesitaban cerca y Angelo se refugió en su cámara: “La única forma de comunicación que conozco”. Comenzó a fotografiar su día a día con el objetivo de que su familia y amigos llegaran a comprender los retos a los que se enfrentaban. En aquel momento, no había intención de hacer un libro o una exposición: “Aquellas fotografías nacieron de la necesidad”.

Jennifer

5 años después y tras haber cumplido 40 años, Jennifer murió. Marchó. Y se quedó también, porque su valentía y arrojo ha hecho posible que muchas personas sintamos más cerca el valor de quien se enfrenta al cáncer. Porque su historia ha ayudado a quienes padecen esta enfermedad a sentirse acompañados de su energía. Su web mywifesfightwithbreastcancer.com irradia fuerza. Superación. Pelea. Amor.

Website 10_31_2013 (12 of 26)

Jennifer y Angelo le llamaban al cáncer “la batalla que no elegimos”. Pero ellos sí eligieron comunicar, compartir, hacernos partícipes a todos de lo que estaban viviendo. Historias como éstas son las que nos recuerdan la verdadera comunicación: aquella que une a personas.

Website 10_31_2013 (3 of 26)

Me gusta esta foto. Me gustan otras muchas, pero me quedo con ésta para finalizar. Porque hay sonrisa. Ilusión. Esperanza. Brillo en el alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: