¿Se puede ser más impresentable?

¿Sabes que siempre te insisto en que trates de ser tú mismo en todo momento y que lo file1541253679431comuniques con cada acción que realices? Pues mira, me retracto.

Hay casos en los que debería estar prohibido:

Si eres un impresentable, no seas tú mismo. 

Te diría que hicieras lo posible por cambiar, pero ahí me meto en otro terreno que no es el mío. Así que me voy a limitar a abordarlo desde el punto de vista de la Comunicación.

¿Crees que alguien va a querer trabajar contigo si ésta es la oferta de trabajo que propones?:

 

If you are not knowledgeable of extreme games, stop reading this text. I am a person with whom you will get stressed if it is not true (believe me, so stop reading this text). Second thing, I’ll just accept men to this job, not women.

Y el tipo continuaba diciendo en un tono absolutamente agresivo, despectivo y duro que exigía que le enviaras una escena, que te abstuvieras si no era graciosa y que se reservaba el derecho a rechazarte un trabajo realizado por ti en cualquier momento. No te sorprenderá además saber que pagaba una miseria.

Esta oferta estaba publicada en una plataforma en la que se ofrecen proyectos y se buscan profesionales que puedan realizarlos. He intentado acceder al texto completo, y aunque recibí esta oferta ayer, “sorprendentemente” me he encontrado con este aviso:

El proyecto que intentas acceder fue cancelado

Y no, no me sorprende.

Cierto es que este personaje tiene algo muy bueno: la sinceridad. Tanta que por lo menos evita que pierdas el tiempo con quien no merece la pena.

Pero para el resto de los mortales y seres de bien… Cuando trates de establecer las condiciones para algo, aunque estés en posición de exigir, esfuérzate en comunicarlo con respeto y profesionalidad, tratando a los demás como personas.

Es perfecto que expongas las características de tu propuesta y condiciones sine qua non, pero con elegancia. Evita los imperativos, los malos modos y las frases o expresiones tajantes. Y quédate con las buenas maneras, saluda y despídete siempre y cuida lo que escribes. Cuanto más delicado sea un mensaje, más esmero requiere por tu parte.

Las personas grandes lo son porque su sencillez toca todo lo que hacen. Y eso se nota, se percibe, se siente… y se agradece.

 

Anuncios

2 comentarios el “¿Se puede ser más impresentable?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: